Cómo evitar lesiones en trabajos con movimientos repetitivos

Los movimientos repetitivos, según la definición aportada por el ministerio de trabajo, son:

Un grupo de movimientos continuos mantenidos durante un trabajo que implica la acción conjunta de los músculos, los huesos, las articulaciones y los nervios de una parte del cuerpo y provoca en esta misma zona fatiga muscular, sobrecarga, dolor y, por último, lesión.

Los perjuicios que estos movimientos repetitivos producen a los trabajadores, están directamente relacionados con graves lesiones que causan la incapacidad temporal del trabajador. En el peor de los casos, una lesión que puede impedir al trabajador, volver a realizar los movimientos repetitivos causantes de la lesión, que resultan imprescindibles para el normal desarrollo de su trabajo.

Trabajador con dolor muscular por repetición de movimientos en el trabajo

Los movimientos repetitivos que se producen en el desarrollo de la actividad laboral, son algo común independientemente del tipo de trabajo, a todos los sectores del tejido productivo de un país. Las lesiones producidas por estos movimientos repetitivos, son no obstante, más comunes y fáciles de encontrar entre trabajadores de oficina que aquellos que trabajan al aire libre. En todos los casos el número de personas que necesitan solicitar una baja y no pueden trabajar como consecuencia de estas lesiones, suelen ser numerosas y ocupan los primeros puestos en la relación de causas de las bajas laborales.

Las posturas forzadas que se adoptan en el puesto de trabajo, el trabajo repetitivo, el ritmo de trabajo elevado, el manejo de cargas pesadas o el uso de las herramientas propias de cada profesión, son actividades claramente relacionadas con lesiones musculares que afectan a tendones y articulaciones. La mayoría de lesiones provocadas por movimientos repetitivos se producen en el tren superior.

Los factores de riesgo de los movimientos repetidos:

Síndrome de túnel carpiano de bido a movimientos repetitivos existntes en muchos trabajos

  • Mantener las posturas forzadas en muñecas, hombros o espalda, por ejemplo.
  • La aplicación de una fuerza manual excesiva.
  • Los ciclos de trabajo muy repetidos que dan lugar a movimientos rápidos de pequeños grupos musculares.
  • Tiempos de descanso insuficientes.

Las patologías más habituales producidas por los movimientos repetitivos son: el síndrome del túnel carpiano, la tendinitis y la tenosinovitis.

Cómo evitar lesiones en trabajos con movimientos repetitivos

Sobrecarga lumbar por mala postura frente al ordenador

  1. La ergonomía en el trabajo, adaptar el mobiliario y las herramientas que se usan en el puesto de trabajo, o adaptar la distancia a la que te sitúas del alcance de dichas herramientas a las características individuales de cada persona. El objetivo es favorecer la comodidad y evitar sobreesfuerzos.
  2. En la oficina, evitar las posturas antinaturales del cuerpo. Intentar mantener la mano alineada con el antebrazo, la espalda recta y los hombros en reposo.
  3. Evitar esfuerzos de larga duración y el uso de la fuerza manual excesiva en movimientos repetitivos de presa, flexo-extensión y rotación. Saber como manipular cargas, puede ser de gran ayuda para los trabajadores.
  4. Utilizar en la medida de lo posible, herramientas ergonómicas que permitan una correcta posición corporal. Usar ambas manos, no realizar la fuerza siempre con los mismos dedos, o la distribución de la presión ejercida cuando se usan herramientas, sería muy recomendable.
  5. La fuerza empleada, sobre todo en puestos de trabajo que requieren de maquinaria especializada, se reduce drásticamente con unas herramientas que se mantenga en buen estado y estén en condiciones de mantenimiento optimas.
  6. Procura que las tareas con movimientos repetitivos, se distribuyan de tal manera, que durante la realización de las mismas, no se supere el 50% del tiempo haciendo el movimiento repetitivo causante de las lesiones.
  7. Efectuar reconocimientos médicos de manera periódica para poder detectar precozmente las posibles lesiones.
  8. Establecer pausas o descansos, favorecer la alternancia en las tareas o usar distintos grupos musculares, favorece la relajación de articulaciones y músculos.
  9. Informar y formar a los trabajadores sobre los riesgos de las lesiones producidas como consecuencia de los movimientos repetitivos, es una labor mas que nos ayudara a evitar accidentes de trabajo y mejorar la salud y productividad los trabajadores.
Llamar ahora
Abrir chat