Riesgos del personal de limpieza: qué hacer en caso de intoxicación por un producto de limpieza

El uso de productos de limpieza, como lejía, amoniaco o salfumán puede resultar peligroso para la salud, especialmente en el caso de personal de limpieza, que manipulan una gran variedad de productos que los exponen a riesgos como salpicaduras en la cara y ojos e inhalación de vapores irritantes que pueden producirles una intoxicación. 

A continuación, te contamos los principales riesgos del personal de limpieza y qué hacer ante un caso de intoxicación por un producto de limpieza. Si quieres conocer a qué riesgos concretos se enfrentan los trabajadores de tu empresa y cómo puedes minimizarlos, nada mejor que realizar una auditoría de prevención de riesgos laborales.

Síntomas de la intoxicación

Los síntomas dependen del tipo de producto y del tiempo y el tipo de exposición que la persona haya sufrido. En caso de notar síntomas relacionados con una posible intoxicación, siempre se debe pedir ayuda médica.

  • En caso de ingerir accidentalmente productos de limpieza, se puede producir dolor faríngeo, dificultad para tragar, aumento de salivación, náuseas, dolor en el esternón y abdomen, aunque el picor de ojos y de garganta suelen ser una de las primeras señales. 
  • La exposición recurrente a estos productos en ojos y piel, puede producir dolor y generar quemaduras en el área expuesta.
  • La exposición al producto por inhalación puede producir tos, sensación de ahogo, picor de garganta y ojos y, en ocasiones, dolor de cabeza. 
Lavado de ojos después de utilizar un producto de limpieza

Pasos a seguir en caso de intoxicación

Si tu empresa tiene, como así debería ser, un plan de prevención de riesgos laborales, vigila que todos estos pasos aparecen en él correctamente explicados:

  • Lo primero y más importante es NUNCA provocar el vómito,  ya que la sustancia provocaría una doble abrasión: de entrada y de salida.
  • No beber agua ni leche hasta ser valorado por un profesional, ya que su utilidad depende de los componentes del tóxico.
  • No quitar la ropa manchada con el producto tóxico.
  • Lavar ojos o piel si hay contacto con abundante agua.
  • Conservar el producto que ha provocado la intoxicación para poder identificarlo posteriormente y dar información al médico.

¿Cómo evitar las intoxicaciones?

  • Mantener siempre los productos de limpieza en sus envases originales y procurar que su etiquetado será legible en todo momento.
  • Antes de utilizar un producto de limpieza, leer detenidamente las indicaciones sobre los riesgos y los consejos de seguridad y recomendaciones.
  • Evitar realizar mezclas con otros productos de limpieza. Es mejor comprar el producto con la dilución requerida.
  • En caso de tener que utilizar envases de menor tamaño, etiquetar los nuevos envases indicando el nombre del producto y las indicaciones sobre los riesgos y los consejos de seguridad y recomendaciones.
  • Se debe mantener los envases de los productos de limpieza cerrados y alejados de alimentos o bebidas y en lugares ventilados. En caso de que se derrame el producto, se deben limpiar inmediatamente.
  • Para proteger los ojos, si se realizan mezclas, debes utilizar gafas de protección. Para las manos se debe utilizar guantes de protección adecuados.
  • Durante el uso de productos de limpieza, no se debe jamás fumar, comer y beber.
  • No probar ni inhalar directamente los productos de limpieza para tratar de identificarlos.
  • Es importante lavarse las manos, la cara y cualquier parte expuesta después del uso de productos de limpieza.Productos de limpieza que pueden producir riesgo de intoxicación a un trabajador de la limpieza

¿Qué productos de limpieza son más tóxicos?

No sólo los productos de limpieza de tipo industrial son altamente tóxicos: en cualquiera de nuestras casas podemos encontrar productos que hay que tratar con mucho cuidado. En el caso de las empresas, es imprescindible realizar una evaluación de riesgos, dirigida a conocer a qué peligros se enfrentan los trabajadores y cómo evitarlos o minimizarlos.

Lejía

Es uno de los productos potencialmente más tóxicos y contiene sustancias que pueden ocasionar la destrucción de los tejidos que entren en contacto con el producto, como una quemadura, ya sea por vía oral, dérmica, ocular o respiratoria.

Amoníaco

Normalmente causan quemaduras tanto en la piel como en vías respiratorias. La disolución concentrada también presenta un olor fuerte y penetrante muy característico. Es un riesgo alto de intoxicación por contacto con la piel y por inhalación. Además produce dolor de cabeza, disnea, tos, bronquitis, edema pulmonar, etc.

Salfumán

Está diluida con algo de ácido clorhídrico (HCl) o lejía. Es un líquido amarillento con olor sofocante. Si el salfumán se mezcla con lejía, libera cloro. Puede causar quemaduras por contacto con la piel y rinitis, bronquitis, laringitis, neumonía, dolores de cabeza, etc. solo por inhalación.

La mayoría de estos ácidos, cuando se utilizan concentrados, al diluirlos o mezclarlos con agua, se procederá añadiendo el ácido sobre el agua, y no al revés, para evitar reacciones exotérmicas y salpicaduras.

Sosa cáustica

Este ácido produce también irritación en las vías respiratorias, la piel y los ojos. Las salpicaduras en los ojos pueden causar bastante irritación y daños reversibles.

La exposición a concentraciones elevadas de los vapores emitidos por estas sustancias, debido a su base alcohólica, pueden provocar vértigo y somnolencia.

Multiusos

Los productos multiusos son menos peligrosos comparados con los productos cáusticos más comunes. Además, para evitar la entrada en el mercado de productos peligrosos, la ley obliga a las empresas fabricantes a cumplir una serie de requisitos en cuanto a su composición, su envasado y su etiquetado para reducir los riesgos de intoxicación.

A pesar de ello, se puede encontrar entre sus componentes sustancias con mucho potencial tóxico, por lo tanto las recomendaciones para evitar intoxicaciones, que hemos mencionado antes, son las mismas.