Qué es seguridad laboral y cuáles son las condiciones mínimas requeridas en los lugares de trabajo

Cuando hablamos de accidentes laborales, es importante recordar que nos referimos a vidas humanas que han perdido su vida en su puesto de trabajo. Esto significa que la seguridad laboral siempre debe mejorar y en esta tarea todos son responsables: gobierno, empresas, sindicatos y trabajadores.

Las medidas más importantes para conseguir esta mejora son las auditorías de prevención de riesgos laborales y la continua formación del trabajador , así como asegurar que las empresas cuenten con las condiciones mínimas requeridas en los lugares de trabajo. Es fundamental que el trabajador conozca cuáles son sus riesgos y cómo poder evitarlos.

Estos elementos son imprescindibles en la seguridad laboral. Por lo tanto, con la información adecuada las empresas serán capaces de aplicar las medidas de protección más efectivas. En este artículo te explicamos cuáles son las condiciones mínimas requeridas en los lugares de trabajo. 

¿Qué entendemos por seguridad laboral?

Se entiende por seguridad laboral la suma de medidas y actividades desarrolladas para disminuir o eliminar los riesgos derivados del trabajo. Estas medidas reducen los accidentes laborales, es decir, evitan lesiones y los efectos agudos producidos por agentes o productos peligrosos.

Técnicas de seguridad laboral

  • Analíticas. Aquellas que intentan identificar los peligros y las causas de los accidentes, como evaluación de riesgos, inspecciones de seguridad, etc. Después de que se produzca un accidente, como notificación y registro de accidentes, investigación, etc.
  • Operativas. Tienen como objetivo controlar los peligros y las causas de los accidentes. Estas técnicas normalmente actúan en dos niveles diferentes: mejorar las condiciones físicas de trabajo seguras y conseguir que los trabajadores actúen de forma segura.
Dos operarios de almacén revisando las condiciones mínimas de seguridad laboral

¿Cómo se definen las condiciones de trabajo?

Podemos definir las condiciones de trabajo como cualquier elemento de trabajo con posibles consecuencias catastróficas para la salud de los trabajadores, sumando también los aspectos ambientales y los tecnológicos, las cuestiones de organización y el orden, mantenimiento y limpieza del área de trabajo.

Orden, limpieza y mantenimiento

Es esencial que los lugares de trabajo se limpien de forma constante y siempre que sea necesario. Estos servicios de limpieza no deben ser una fuente de riesgo para los trabajadores. Asimismo, los lugares de trabajo y, en particular, las instalaciones, hay que realizarles un mantenimiento cada cierto tiempo. 

Además, es imprescindible contar con señalización adecuada en las zonas de paso, salidas y vías de circulación de los lugares de trabajo y, en especial, las salidas para la evacuación en casos de emergencia.

Orden y limpieza en el lugar de trabajo como condición de un entorno laboral seguro

Condiciones ambientales

Estas condiciones no deben suponer un riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores. En la medida de lo posible, deben ser una fuente de comodidad y seguridad para los trabajadores.

Los lugares de trabajo cerrados deberán tener una temperatura ambiente agradable, ni muy fríos, ni con demasiada calefacción. Si existen riesgos por electricidad estática, el límite inferior debe ser del 50%. De igual forma, los límites de la velocidad de la corriente deben estar en lo dispuesto por la normativa vigente.

El aire limpio deberá mantenerse por hora y trabajador para trabajos sedentarios en ambientes no calurosos ni contaminados por humo de tabaco. El sistema de ventilación debe ser efectivo. Por otro lado, el aislamiento térmico de los locales cerrados debe adecuarse a las condiciones climáticas propias del lugar.

En los lugares de trabajo al aire libre, deberán tomarse las medidas necesarias para que los trabajadores puedan protegerse del mal tiempo. Mucho cuidado con la exposición a los agentes físicos, químicos y biológicos del ambiente de trabajo, es importante seguir lo dispuesto en la normativa específica.

Lugar de trabajo bien iluminado como condición imprescindible de la seguridad laboral

Iluminación

La iluminación de los lugares de trabajo deben ser acondicionada para que los trabajadores dispongan de condiciones de visibilidad apropiadas para poder andar y desarrollar sus actividades sin riesgo para su seguridad y salud.

Los lugares de trabajo deben cumplir las disposiciones pertinentes en relación con los servicios higiénicos y locales de descanso, según la normativa vigente: agua potable, vestuarios, duchas, lavabos y retretes, locales de descanso, locales provisionales, etc.

Así mismo, deben disponer del material necesario para la prestación de primeros auxilios a los trabajadores accidentados, ajustándose a lo establecido por la ley.

Salida para evacuación en una empresa con alta seguridad laboral

Condiciones constructivas

  • Los edificios y locales deberán tener la estructura y solidez apropiadas con la instalación eléctrica óptima.
  • Las dimensiones de los locales de trabajo deberán permitir que los trabajadores realicen su trabajo sin riesgos para su seguridad, salud y en condiciones higiénicas aceptables. 
  • Suelos fijos y estables, aberturas y desniveles protegidos mediante barandillas.
  • Los tabiques, ventanas y vanos claramente señalizados y fabricados con materiales seguros. 
  • Las vías de circulación de los lugares de trabajo deberán poder utilizarse de forma eficaz y con total seguridad.
  • Las puertas y portones deberán estar señalados a la altura de la vista. 
  • Los pavimentos de las rampas, escaleras y plataformas de trabajo deben ser de elementos antideslizantes
  • Las vías y salidas de evacuación deben permanecer a la vista y desembocar en una zona de seguridad.
  • Establecer las condiciones necesarias de protección contra incendios.
  • Los lugares para trabajadores minusválidos deberán estar acondicionados para su uso correspondiente.

Condiciones inseguras más habituales

  • No utilizar protección o que ésta sea inadecuada.
  • No contar con orden y limpieza adecuados en el lugar de trabajo.
  • Usar herramientas, equipos y materiales defectuosos.
  • Sistema inadecuado de señalización.
  • Peligros de incendio.
  • Condiciones ambientales peligrosas.
  • Ruido excesivo.
  • Utilizar radiación.
  • Iluminación o ventilación inadecuada.

A la hora de establecer a qué condiciones de inseguridad se enfrentan los trabajadores y cómo solventarlas, lo más adecuado es realizar un plan de prevención de riesgos, que enumerará los riesgos activos y las medidas necesarias para eliminarlos o reducirlos al máximo.