Medidas preventivas frente al ruido en los lugares de trabajo

Uno de los mayores inconvenientes que podemos encontrarnos en el trabajo es el exceso de ruido que puede ser causado bien por el propio ambiente o bien por el puesto de trabajo que se desempeña.

La contaminación acústica es la existencia en el ambiente de oscilaciones o ruidos, que provoca incomodidad, desagrado y molestia, ocasionando un daño para las personas. Tomar medidas preventivas frente al ruido evitará que se perjudique el desarrollo de las tareas y labores, ganando en productividad y especialmente, en salud laboral.

Trabajador con equipo para el exceso de ruido en la empresa

Cómo influye la contaminación en nuestro desarrollo laboral

El hecho de estar expuestos en el trabajo a un nivel de ruido, con vibraciones y oscilaciones continuas hace que el ambiente laboral se vea perjudicado. Crea una situación de malestar en los trabajadores y a su vez, problemas de audición severos con pérdida parcial o total.

Por ello todas las empresas donde la exposición al ruido es muy significativa es fundamental realizar una evaluación de riesgos laborales rigurosa para proteger a los trabajadores.

La contaminación acústica es, hoy en día, un riesgo profesional que debe tenerse muy en cuenta en cualquier plan de prevención. Y que además está sujeto a muchas demandas con enormes indemnizaciones por la pérdida auditiva causada en el entorno laboral.

Medidor de decibelios en una empresa

Medidas preventivas para reducir el ruido

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene del Trabajo establece 10 medidas preventivas para reducir el ruido en el ámbito laboral y que toda empresa de prevención de riesgos laborales en Madrid conoce al detalle:

  1. Reducir el ruido al máximo. Si no se puede, medir el ruido durante 8 horas y según los decibelios a los que se expone el personal laboral se deben implantar medidas preventivas. Debe estar entorno a los 80 (dB) y los 140 (dB)
  2. La empresa debe realizar reconocimientos médicos periódicamente. Además debe informar a los trabajadores de los riesgos y facilitar protectores si así lo solicitan.
  3. Si supera los 85 (dB) es obligatorio suministrar protección adecuada a los trabajadores.
  4. Si los dB están entre los 90 (dB) y los 140 (dB) deberán señalizar y advertir la zona de trabajo, así como asegurarse de que se llevan los protectores auditivos necesarios para realizar adecuadamente su trabajo.
  5. La empresa debe estudiar la manera de reducir el ruido cambiando o adaptando la actividad a desarrollar y utilizar medidas para evitar los ruidos como es el caso de materiales cayendo, del aire comprimido etc.
  6. La maquinaria con la que se trabaja debe favorecer el menor ruido posible y si no ver de qué manera se pueden sustituir por otras que causen menos o poner pantallas para reducirlo al máximo posible.
  7. Si tras estudiar todas estas medidas, no se puede reducir el ruido, el trabajador deberá reducir su tiempo laboral expuesto vía rotación de puestos o mediante pausas prolongadas
  8. Se debe conseguir que el personal expuesto sea el mínimo necesario para que haya el menor número posible de trabajadores afectados.
  9. Evitar el uso de cascos de radios y/o reproductores de música en lugares de trabajo con exceso de contaminación acústica.
  10. Por último, de manera puntual, se pueden usar tapones u orejeras siempre a cargo del empresario pagador.

En definitiva, se debe eliminar o reducir al máximo la exposición a las vibraciones y ruidos. Además se tiene que proporcionar equipos de protección individual al colectivo expuesto, seguir estudiando posibles medidas preventivas frente al ruido con maquinarias menos ruidosas y acotar el periodo de exposición.

De esta manera podremos trabajar y desarrollar nuestro trabajo de una manera más segura y eficaz.