¿Qué son los epi o equipos de protección individual?

Con la aparición del coronavirus todos hemos comenzado a escuchar que los sanitarios y muchos otros profesionales necesitan epis para poder desarrollar su actividad de manera segura. Sin embargo, el uso de epi o equipos de protección individual no es nada nuevo. Se trata de unas medidas de protección adecuadas para los trabajadores de todas aquellas empresas en las que se establezca su uso tras una evaluación de riesgos laborales. Descubre más sobre estos equipos de protección.

Trabajador con epi.

¿En qué consiste un epi?

Un equipo de protección individual es toda aquella equipación diseñada para ser llevada por el trabajador con el fin de protegerle de aquellos riesgos que puedan afectar a su salud y seguridad. Facilitar los epis necesarios es una de las obligaciones del empresario en prevención de riesgos laborales, ya que se trata de una manera efectiva de minimizar los riesgos. Siempre que se usen correctamente y que previamente se haya intentado limitar los riesgos sin éxito con otros métodos.

¿Cuál es la función de un equipo de protección individual, EPI?

Un epi garantiza que se cumplan unas disposiciones mínimas de seguridad que no se han podido garantizar de otra manera. Es decir, si tras llevar a cabo la evaluación de riesgos pertinente se descubre que no hay otras medidas técnicas eficaces frente a esa amenaza contra la salud y seguridad de los trabajadores. Por lo que estos equipos juegan un papel fundamental en el cumplimiento de las medidas de prevención de empresas de todos los sectores.

Equipos de protección de alta seguridad.

¿Cuándo hay que usar equipos de protección?

Las empresas de prevención de riesgos laborales son las más indicadas para facilitar la información relativa a la utilización de equipos de protección individual en cada situación. Ya que son ellas, o bien el personal encargado de la protección de riesgos de la empresa, los que deben determinar cuándo hay riesgos para la salud o seguridad de los empleados que no se han podido evitar mediante medios técnicos de protección colectiva o medidas de organización.

Es importante señalar que el uso de epis es siempre el último recurso. Ya que, de acuerdo con la legislación vigente en cuanto a la protección de los trabajadores, las acciones preventivas de protección colectiva deben anteponerse siempre. Implementándose o acompañándose de medidas de protección individual en los casos en los que sea necesario. Estos son los motivos de esta normativa:

  • Un epi protege solo a la persona que lo lleva puesto, no a todos los trabajadores presentes.
  • La efectividad de su protección está sometida al uso que se haga del mismo.
  • Determinados epis pueden dificultar que el trabajo se desarrolle con normalidad al limitar los movimientos del empleado.

¿Qué requisitos deben cumplir los equipos o la ropa de protección?

Al llevar a cabo una auditoría de prevención de riesgos laborales debemos estudiar pormenorizadamente las condiciones del lugar de trabajo, así como las condiciones físicas del trabajador. De manera que en caso de que sea necesario el uso de equipos de protección para desempeñar ciertos trabajos, podamos garantizar una protección eficaz. Además de cumplir con la certificación de cualquier epi. Esto supone los siguientes condicionantes:

  • Debe ser seguro contra los riesgos y no suponer un riesgo en sí mismo.
  • Garantizar que su uso no ocasiona riesgos adicionales.
  • Ser lo suficientemente cómodo como para no causar molestias innecesarias al trabajador.
  • En caso de usar distintos epis de manera simultanea deben ser compatibles.
Normas para la utilización adecuada de los equipos de protección.

Tipos de epi

La clasificación de los distintos tipos de equipos de protección individual puede hacerse de acuerdo a muchos parámetros. A continuación detallamos los más comunes junto con algunos ejemplos:

  • En función de la protección que ofrezcan:
    • Parcial. Protegiendo solo determinadas zonas del cuerpo como los cascos, guantes, etc.
    • Integral. Equipos de cuerpo entero como trajes ignífugos o dispositivos anti caídas.
  • De acuerdo al riesgo al que se hace frente:
    • Mecánicos. Cascos o guantes.
    • Acústicos. Tapones u orejeras.
    • Agresivos químicos. Mascarillas o equipos de respiración.
    • Agresivos biológicos. Trajes especiales de protección.
  • Según la zona del cuerpo que protejan. Protectores de oído, cabeza, brazos, tronco, vías respiratorias, cuerpo entero, etc.

Usos comunes de esta medida de protección

Los equipos de protección individual pueden usarse en todo tipo de trabajos, actividades y sectores. Por lo que disponemos de una gran variedad de alternativas para adaptarse a cada uso en particular. Sin embargo, es cierto que determinados trabajos están más asociados al uso de epis. Como pueden ser:

  • Policías y servicios de seguridad.
  • Servicios de mantenimiento.
  • Personal de socorro y salvamento como los bomberos.
  • Sanitarios.
  • Actividades en las que sea necesaria una protección respiratoria por presencia de agentes nocivos en el ambiente.