Qué es un riesgo biológico y cuáles son las medidas de prevención que se deben tomar

Al hacer una auditoría de prevención de riesgos laborales en una empresa en la que exista riesgo biológico es fundamental hacer una correcta protección de los trabajadores. Así, se debe tener especial precaución con cualquier exposición a agentes biológicos como microorganismos que puedan originar alergias, infecciones o resultar tóxicos. Esto es muy común en el medio sanitario, aunque puede darse también en otras actividades laborales. Analizamos las principales medidas de prevención ante un riesgo biológico.

Operario de un laboratorio con las medidas preventivas ante 
el riesgo biológico de una muestra

Definición de riesgo biológico

Un riesgo biológico en el entorno laboral es todo aquel que supone la exposición a patógenos que pueden causar enfermedades, ya sea por vía respiratoria, digestiva, sanguínea, piel o mucosas.

En este caso las medidas de prevención tienen como objetivo impedir cualquier transmisión del agente biológico, implantar unas prácticas de higiene personal correctas y hacer una vigilancia específica de la salud. En caso de que además se deban manipular los agentes biológicos la empresa de prevención de riesgos laborales contratada deberá establecer unas medidas específicas de bioseguridad.

Es fundamental que cualquier empresario identifique y lleve a cabo una evaluación de riesgos, pero en este caso debe realizarse de manera muy minuciosa para poder tomar todas las medidas preventivas posibles. A rasgos generales estas son las más comunes:

Uso de barreras físicas como medidas de prevención

Los equipos de protección personal o de barrera deben estar adaptados a cada tipo de exposición, así como los guantes, mascarillas, gafas o batas. Algunas recomendaciones son:

  • Uso de guantes obligatorio cuando se manejan fluidos corporales, objetos potencialmente infectados o al realizar procedimientos invasivos.
  • Uso de mascarillas y protección ocular siempre que pueda haber salpicaduras o riesgo de aerosoles.
  • Utilización de batas y delantales impermeables en caso de riesgo de grandes volúmenes de salpicaduras de líquidos orgánicos.

Medidas preventivas químicas

La desinfección con agentes como el hipoclorito sódico, la povidona yodada o el glutaraldehido se usan ampliamente, así como los biocidas a la hora de limpiar y desinfectar los conductos de aire.

Uso de barreras biológicas

En determinados casos el servicio de prevención puede obligar o recomendar ciertas vacunas, utilizar inmunoglobulinas y quimioprofilaxis.

  • El personal sanitario por ejemplo está obligado a ponerse la vacuna frente a la Hepatitis B al tener contacto directo con sangre u otros fluidos de los pacientes.
  • Otros profesionales expuestos a un riesgo biológico reciben recomendaciones respecto a las vacunas de la gripe, el tétanos, la triple vírica o la varicela.
Personal de una clínica con una muestra de fluidos.

Precauciones universales frente a riesgos biológicos

Siempre que exista un riesgo biológico, por bajo que sea, debemos llevar a cabo las siguientes medidas.

  • Normas de higiene personal:
    • Lavado de manos antes y después de realizar determinadas actividades.
    • Retirar anillos y joyas.
    • Cubrir cualquier herida o lesión cutánea con apósitos impermeables.
    • No comer, beber ni fumar en el área del trabajo.
  • Manipulación de objetos cortantes y/o punzantes:
    • Depositarlos siempre después de cada uso en contenedores rígidos.
    • No encapsular agujas ni cualquier otro objeto punzante.
    • Eliminarlos correctamente.
  • Desinfección y esterilización. Siempre que sea posible, cuando haya riesgo biológico debemos priorizar el material de un solo uso. En caso de no ser posible es fundamental desinfectar todo el instrumental y las superficies correctamente.
  • Gestión de residuos. Se deben eliminar correctamente todos los residuos generados que puedan suponer un riesgo tanto para los trabajadores como para el entorno.